Revista

Mirá cada noche la actuación de Raquel Levin en “Amar después de amar”.

Mirá cada noche la actuación de Raquel Levin en “Amar después de amar”.

Una mujer de 45 años, detallista hasta la obsesión. Raquel se caracteriza por un refinado sentido estético. Pinta como modo de expresión, dejándose llevar y fluir por las artes plásticas. Le gustan las cosas modernas y «divertidas». No dejés de verla en Amar después de amar de lunes a viernes a las 10 pm solo en go tv.

Isabel Macedo es su nombre en la vida real y Raquel Levin en ADDA, aquí ella dedicó su vida a la crianza de sus hijos, ahora se encuentra en una suerte de segunda adolescencia e invierte su tiempo en ella y en sus placeres. Durante los últimos años Raquel se vio tentada a experimentar nuevas emociones y diversiones.

Ella carga con un secreto que nadie conoce y es algo que no puede controlar. Ama a su marido y no se plantea un cambio de vida, sin embargo, se permite fantasear con aventuras y travesuras que ni en el esplendor de su juventud creyó imaginar.

Raquel es muy protectora de sus hijos, a quienes ama incondicionalmente. En Carolina encontró a una amiga que se transformó en su máxima consejera y confesora.

[scf-post-meta output=»div» class=»fecha» type=»post-date»]Tags: [scf-post-tag output=»div» class=»etiquetas» type=»link»]

[scf-post-meta output=»div» class=»fecha» type=»post-date»]Tags: [scf-post-tag output=»div» class=»etiquetas» type=»link»]

Una mujer de 45 años, detallista hasta la obsesión. Raquel se caracteriza por un refinado sentido estético. Pinta como modo de expresión, dejándose llevar y fluir por las artes plásticas. Le gustan las cosas modernas y «divertidas». No dejés de verla en Amar después de amar de lunes a viernes a las 10 pm solo en go tv.

Isabel Macedo es su nombre en la vida real y Raquel Levin en ADDA, aquí ella dedicó su vida a la crianza de sus hijos, ahora se encuentra en una suerte de segunda adolescencia e invierte su tiempo en ella y en sus placeres. Durante los últimos años Raquel se vio tentada a experimentar nuevas emociones y diversiones.

Ella carga con un secreto que nadie conoce y es algo que no puede controlar. Ama a su marido y no se plantea un cambio de vida, sin embargo, se permite fantasear con aventuras y travesuras que ni en el esplendor de su juventud creyó imaginar.

Raquel es muy protectora de sus hijos, a quienes ama incondicionalmente. En Carolina encontró a una amiga que se transformó en su máxima consejera y confesora.