Revista

Kate Middleton demuestra cómo ser una verdadera reina.

Kate Middleton demuestra cómo ser una verdadera reina.

En el último evento de la numerosa familia real, la duquesa de Cambridge dejó en evidencia que brillará en el trono. La reina Isabel II y Kate Middleton acapararón todas las miradas en el Palacio de Buckingham. Ambas mujeres de la realeza hicieron una gran entrada tomadas de los brazos de sus esposos, pero ellas fueron quienes capturaron toda la atención.

Para la recepción anual, Kate lució un reluciente vestido a la medida Jenny Packham, la combinación perfecta para la festiva temporada. El modesto vestido blanco con un escote drapeado y preciosa pedrería.

Como joyería, la duquesa usó un brazalete de diamante, la hermosa tiara Lover’s Knot (un regalo de bodas que le hicieron a la princesa Diana) y zarcillos de perlas a juego. También usó la Royal Family Order amarilla, un premio que le otorgó la Reina.

Por su parte, la Reina lució más regia que nunca en un vestido similar, pero el vestido de mangas largas Angela Kelly tenía detalles dorados. Como siempre, la monarca usó su banda azul y la hermosa corona Queen Mary Girls of Great Britain and Ireland que se pone con frecuencia, así como una pequeña bolsa.

[scf-post-meta output=»div» class=»fecha» type=»post-date»]Tags: [scf-post-tag output=»div» class=»etiquetas» type=»link»]

[scf-post-meta output=»div» class=»fecha» type=»post-date»]Tags: [scf-post-tag output=»div» class=»etiquetas» type=»link»]

En el último evento de la numerosa familia real, la duquesa de Cambridge dejó en evidencia que brillará en el trono. La reina Isabel II y Kate Middleton acapararon todas las miradas en el Palacio de Buckingham. Ambas mujeres de la realeza hicieron una gran entrada tomadas de los brazos de sus esposos, pero ellas fueron quienes capturaron toda la atención.

Para la recepción anual, Kate lució un reluciente vestido a la medida Jenny Packham, la combinación perfecta para la festiva temporada. El modesto vestido blanco con un escote drapeado y preciosa pedrería.

Como joyería, la duquesa usó un brazalete de diamante, la hermosa tiara Lover’s Knot (un regalo de bodas que le hicieron a la princesa Diana) y zarcillos de perlas a juego. También usó la Royal Family Order amarilla, un premio que le otorgó la Reina.

Por su parte, la Reina lució más regia que nunca en un vestido similar, pero el vestido de mangas largas Angela Kelly tenía detalles dorados. Como siempre, la monarca usó su banda azul y la hermosa corona Queen Mary Girls of Great Britain and Ireland que se pone con frecuencia, así como una pequeña bolsa.