Revista

Sabías que la luna tiene colores aunque no podás apreciarlos a simple vista.

Sabías que la luna tiene colores aunque no podás apreciarlos a simple vista.

Seguramente más de alguna vez te has sentado a observar el cielo durante la noche. El atractivo principal siempre es la Luna, más cuando esta llena con un color plateado fascinante. Recientemente un fotógrafo estadounidense Andrew McCarthy compartió en sus redes sociales una cara distinta de que habíamos visto antes sobre el satélite.

Si te preguntás si hay Photoshop en la imagen si lo hay, eso no quiere decir que los colores sean falsos. El uso de esta herramienta te permite apreciar mejor como es la luna en realidad. Son más de 140 mil capturas que McCarthy le ha tomado a la Luna, pero ha editado una en especial y detalla que sus colores etán ocultos por el reflejo de la luz solar que se posa encima del satélite. Por eso la vista humana no puede detectar esos colores.

«La coloración de la Luna es muy sutil. Al hacer miles de fotos, he podido tomar las partes de cada una de ellas donde se resaltan esos cambios de color. Luego los he saturado con Photoshop para que podamos apreciarlos y he eliminado el reflejo de luz», explica McCarthy

«Los distintos colores muestran la presencia de minerales en la Luna. En concreto, la cantidad de titanio que se concentra en el basalto. El azul significa que hay mucho titanio; el naranja, que hay poco». El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) tiene mapas que explican la concentración de minerales en ella.

La imagen nació a partir de otro proyecto reciente de McCarthy: una foto de la Luna a muy alta resolución que nos deja ver hasta el último poro. En este caso, intentaba mostrarnos cómo se vería si nuestros ojos fueran capaces de percibir detalles a tanta distancia. El proceso es similar en ambos casos. Edita en una única composición las miles de fotos tomadas.

¿Se tarda mucho en el montaje final? «Menos de lo que crees. Gran parte de la combinación de las imágenes está automatizada a través del software Autostakkert. Para editar el mosaico final, con el ajuste del color y el contraste, tardé menos de dos horas», explica a Verne. A través de su cuenta de Instagram, el estadounidense da más detalles de cómo se hicieron estas fotos.

En otro de sus proyectos reconstruye una imagen del sistema solar a partir de capturas individuales que ha hecho de cada uno de los planetas. El coste de material para empezar a hacer fotos como estas tampoco es inalcanzable. «Un equipo fotográfico básico de buena calidad es de unos 600 dólares (531 euros), pero se puede empezar con la mitad de ese presupuesto (y con resultados algo peores)», explica.

Ese equipo básico consiste de un telescopio y una cámara, aunque sirve la de un smartphone. Con esas dos herramientas puedes «tomar imágenes de los planetas y de la superficie de la Luna, pero no de objetos espaciales más lejanos».

McCarthy pone sus fotografías a la venta, aunque en el caso de la Luna en color permite que las descargues en muy alta resolución a través de dos enlaces gratuitos, un en formato JPG y otro en formato PNG.

La explicación científica

Como ha ocurrido en otras imágenes que han viralizado en redes relacionadas con la Luna, el divulgador y autor del blog Astrobitácora, Álex Riveiro, recurre a hilos desde su cuenta de Twitter para explicar aspectos relacionados con ella. En este caso, se centra en los colores vistos en la imagen de Andrew McCarthy.

lunes, 18 marzo 2019
Tags: 
lunes, 18 marzo 2019
Tags: 

Seguramente más de alguna vez te has sentado a observar el cielo durante la noche. El atractivo principal siempre es la Luna, más cuando esta llena con un color plateado fascinante. Recientemente un fotógrafo estadounidense Andrew McCarthy compartió en sus redes sociales una cara distinta de que habíamos visto antes sobre el satélite.

Si te preguntás si hay Photoshop en la imagen si lo hay, eso no quiere decir que los colores sean falsos. El uso de esta herramienta te permite apreciar mejor como es la luna en realidad. Son más de 140 mil capturas que McCarthy le ha tomado a la Luna, pero ha editado una en especial y detalla que sus colores etán ocultos por el reflejo de la luz solar que se posa encima del satélite. Por eso la vista humana no puede detectar esos colores.

«La coloración de la Luna es muy sutil. Al hacer miles de fotos, he podido tomar las partes de cada una de ellas donde se resaltan esos cambios de color. Luego los he saturado con Photoshop para que podamos apreciarlos y he eliminado el reflejo de luz», explica McCarthy

«Los distintos colores muestran la presencia de minerales en la Luna. En concreto, la cantidad de titanio que se concentra en el basalto. El azul significa que hay mucho titanio; el naranja, que hay poco». El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) tiene mapas que explican la concentración de minerales en ella.

La imagen nació a partir de otro proyecto reciente de McCarthy: una foto de la Luna a muy alta resolución que nos deja ver hasta el último poro. En este caso, intentaba mostrarnos cómo se vería si nuestros ojos fueran capaces de percibir detalles a tanta distancia. El proceso es similar en ambos casos. Edita en una única composición las miles de fotos tomadas.

¿Se tarda mucho en el montaje final? «Menos de lo que crees. Gran parte de la combinación de las imágenes está automatizada a través del software Autostakkert. Para editar el mosaico final, con el ajuste del color y el contraste, tardé menos de dos horas», explica a Verne. A través de su cuenta de Instagram, el estadounidense da más detalles de cómo se hicieron estas fotos.

En otro de sus proyectos reconstruye una imagen del sistema solar a partir de capturas individuales que ha hecho de cada uno de los planetas. El coste de material para empezar a hacer fotos como estas tampoco es inalcanzable. «Un equipo fotográfico básico de buena calidad es de unos 600 dólares (531 euros), pero se puede empezar con la mitad de ese presupuesto (y con resultados algo peores)», explica.

Ese equipo básico consiste de un telescopio y una cámara, aunque sirve la de un smartphone. Con esas dos herramientas puedes «tomar imágenes de los planetas y de la superficie de la Luna, pero no de objetos espaciales más lejanos».

McCarthy pone sus fotografías a la venta, aunque en el caso de la Luna en color permite que las descargues en muy alta resolución a través de dos enlaces gratuitos, un en formato JPG y otro en formato PNG.

La explicación científica

Como ha ocurrido en otras imágenes que han viralizado en redes relacionadas con la Luna, el divulgador y autor del blog Astrobitácora, Álex Riveiro, recurre a hilos desde su cuenta de Twitter para explicar aspectos relacionados con ella. En este caso, se centra en los colores vistos en la imagen de Andrew McCarthy.