Revista

Descubrí ¿por qué? fueron abucheados los reyes de España 

Descubrí ¿por qué? fueron abucheados los reyes de España 

Los reyes de España vivieron recientemente un tenso momento en medio de su participación en un espectáculo. Letizia y Felipe se dieron cita en el Teatro Real de Madrid para disfrutar de la ópera Fausto, a la que asistieron también distintas personalidades. Una vez terminada la impecable presentación, los artistas salieron al escenario a saludar y recibir la acostumbra ovasión.

No obstante, la atmósfera del reciento cambio cuando el escenógrafo Alfons Flores y el figurinista Lluc Castells, fueron a saludar a los monarcas llevando consigo una serie de lazos amarillos, lo que enseguida generó un fuerte abucheo y gritos de : «¡Fuera, fuera!», «¡Viva el rey!», informa Vanity Fair.

Controversia

Los lazos amarillos son el símbolo usado por el independentismo catalán, el movimiento político que busca que Cataluña se separe de España

Mientras se vivía el tenso momento, el rey sonreía agradecido desde el palco, mientras que la reina permanecía más seria ante la situación.

jueves, 20 septiembre 2018
Tags: 
jueves, 20 septiembre 2018
Tags: 

Los reyes de España vivieron recientemente un tenso momento en medio de su participación en un espectáculo. Letizia y Felipe se dieron cita en el Teatro Real de Madrid para disfrutar de la ópera Fausto, a la que asistieron también distintas personalidades. Una vez terminada la impecable presentación, los artistas salieron al escenario a saludar y recibir la acostumbra ovasión.

No obstante, la atmósfera del reciento cambio cuando el escenógrafo Alfons Flores y el figurinista Lluc Castells, fueron a saludar a los monarcas llevando consigo una serie de lazos amarillos, lo que enseguida generó un fuerte abucheo y gritos de : «¡Fuera, fuera!», «¡Viva el rey!», informa Vanity Fair.

Controversia

Los lazos amarillos son el símbolo usado por el independentismo catalán, el movimiento político que busca que Cataluña se separe de España

Mientras se vivía el tenso momento, el rey sonreía agradecido desde el palco, mientras que la reina permanecía más seria ante la situación.