Revista

La caravana de futbolistas hondureños.

La caravana de futbolistas hondureños.

La caravana de migrantes continúa su paso hacía los Estados Unidos y consigo lleva hombres, mujeres y niños con sed de salir adelante y tener una mejor vida de la que tenían en su país donde dejaron su corazón, en Honduras. Muchos de esos pequeños soñadores son amantes del fútbol y su mayor anhelo es ganarse la vida pateando un balón. Conocé la historia de Juan Milla el «Sergio Ramos» de la Caravana.

Juan Milla, de apenas 16 años de edad, sus padres le encargaron la misión de cuidar a sus hermanas Aleyda (23) y Cindy (25) y a sus sobrinitos Manuel (4), Allison (5) y Dylan de 10 meses de edad.

El pequeño Dylan, no es el único bebé que vimos en este albergue. Muchas mujeres han expuesto a sus infantes en este trayecto. Afortunadamente, recibieron ayuda médica en Ciudad de México.

¿Qué hacían ustedes a los 16 años de edad? A mí no me podían dejar cuidando ni las plantas de la casa, menos para cruzar dos países para luego llegar a una frontera forrada de soldados y muros hechos con alambres púas.

-“Yo nací y crecí en Yoro”.

¿La ciudad de la lluvia de peces?

-Se ríe- “Sí, esa misma. Pero no muchos creen en esto y es cierto, yo lo he visto”, nos dice Juan que se formaba futbolísticamente en el Girona y Bayern Múnich de Yoro, dos equipos juveniles. “Algo así como las reservas en Yoro”, apunta.

“Soy un buen defensa, al estilo Sergio Ramos, rompe y raja. Tuve la posibilidad de jugar con las reservas de Marathón, pero al final, pues no se pudo”.

“Ya extraño a mis padres, se quedaron en Yoro. Fue muy difícil decirles adiós…” ¿Llorás? “Todavía no…”. Trata de ser fuerte para que no lo miren quebrado sus hermanas.

Y así como Juan, está el caso de Maynor Isaac, un morenote de 16 años de edad con el pelo pintado de morado. Fue portero de Real España reservas. También está Eldin Ramírez, de 21 años, jugador de Las Palmas, club de la liga intermedia de Quimistán, Santa Bárbara.

“Extraño a mi mujer… Ella está en Estados Unidos desde hace unos ocho meses”, dice Eldin que luce una camisa del Chivas, el equipo al que le va en México.

Maynor Isaac camina admirando una canchita que está en el complejo deportivo, Edin tocaba el balón con nuevos amigos, Juan le enseñaba a sus sobrinos como dominar la pelota y Roger nos hablaba maravillas de su primo, el jugador profesional.

Ellos salieron de Ciudad de México el sábado a las 5:00 de la madrugada, justo cuando se asoma el sol. Pero deben continuar con sus sueños, un mejor trabajo para ayudar a sus familias en sus pueblos o ciudades y reunirse con los que ya viven en Estados Unidos.

Dixon Duarte, nuestro distraído futbolista, seguía dándole pataditas al balón. No entiende lo que estaba ocurriendo en el Estadio Jesús Martínez “Palillo”. No entiende porqué tiene que seguir caminando en lugar de continuar jugando con su balón.

Para conocer más historias como la de Juan, sintonizá Diez tv a las 8:00 pm  por go tv y entérate de otros jóvenes que viajan en la caravana migrante persiguiendo su sueño de ser futbolistas.

La caravana de migrantes continúa su paso hacía los Estados Unidos y consigo lleva hombres, mujeres y niños con sed de salir adelante y tener una mejor vida de la que tenían en su país donde dejaron su corazón, en Honduras. Muchos de esos pequeños soñadores son amantes del fútbol y su mayor anhelo es ganarse la vida pateando un balón. Conocé la historia de Juan Milla el «Sergio Ramos» de la Caravana.

Juan Milla, de apenas 16 años de edad, sus padres le encargaron la misión de cuidar a sus hermanas Aleyda (23) y Cindy (25) y a sus sobrinitos Manuel (4), Allison (5) y Dylan de 10 meses de edad.

El pequeño Dylan, no es el único bebé que vimos en este albergue. Muchas mujeres han expuesto a sus infantes en este trayecto. Afortunadamente, recibieron ayuda médica en Ciudad de México.

¿Qué hacían ustedes a los 16 años de edad? A mí no me podían dejar cuidando ni las plantas de la casa, menos para cruzar dos países para luego llegar a una frontera forrada de soldados y muros hechos con alambres púas.

-“Yo nací y crecí en Yoro”.

¿La ciudad de la lluvia de peces?

-Se ríe- “Sí, esa misma. Pero no muchos creen en esto y es cierto, yo lo he visto”, nos dice Juan que se formaba futbolísticamente en el Girona y Bayern Múnich de Yoro, dos equipos juveniles. “Algo así como las reservas en Yoro”, apunta.

“Soy un buen defensa, al estilo Sergio Ramos, rompe y raja. Tuve la posibilidad de jugar con las reservas de Marathón, pero al final, pues no se pudo”.

“Ya extraño a mis padres, se quedaron en Yoro. Fue muy difícil decirles adiós…” ¿Llorás? “Todavía no…”. Trata de ser fuerte para que no lo miren quebrado sus hermanas.

Y así como Juan, está el caso de Maynor Isaac, un morenote de 16 años de edad con el pelo pintado de morado. Fue portero de Real España reservas. También está Eldin Ramírez, de 21 años, jugador de Las Palmas, club de la liga intermedia de Quimistán, Santa Bárbara.

“Extraño a mi mujer… Ella está en Estados Unidos desde hace unos ocho meses”, dice Eldin que luce una camisa del Chivas, el equipo al que le va en México.

Maynor Isaac camina admirando una canchita que está en el complejo deportivo, Edin tocaba el balón con nuevos amigos, Juan le enseñaba a sus sobrinos como dominar la pelota y Roger nos hablaba maravillas de su primo, el jugador profesional.

Ellos salieron de Ciudad de México el sábado a las 5:00 de la madrugada, justo cuando se asoma el sol. Pero deben continuar con sus sueños, un mejor trabajo para ayudar a sus familias en sus pueblos o ciudades y reunirse con los que ya viven en Estados Unidos.

Dixon Duarte, nuestro distraído futbolista, seguía dándole pataditas al balón. No entiende lo que estaba ocurriendo en el Estadio Jesús Martínez “Palillo”. No entiende porqué tiene que seguir caminando en lugar de continuar jugando con su balón.

Para conocer más historias como la de Juan, sintonizá Diez tv a las 8:00 pm  por go tv y entérate de otros jóvenes que viajan en la caravana migrante persiguiendo su sueño de ser futbolistas.