Revista

Disfrutá hoy de un capítulo más de «El Mariachi».

Disfrutá hoy de un capítulo más de «El Mariachi».

Esta noche disfrutá de un emocionante capítulo de «El Mariachi» la serie mexicana se pone cada vez mejor en la pantalla de GO TV. Luego que Martín descubriera que Fernando y Clemencia son amantes, este pedirá explicaciones. por otra parte Celeste se siente desconsolada ¿Qué sucederá?

Cuando Martín termina su relato, Tarzán le explica que su cargo como tutor en el taller es para autorizarles a él y al Cura ingreso para trabajar horas extras; luego se reúne con el Patrón y le confirma que se hará cargo de matar al Mariachi.

Celeste recibe el correo que envió Martín desde la cuenta de Nelly, y tras indagar sobre ella, logra saber en qué cárcel está. Celeste descubre que Pedro (Martín) está en la cárcel de Piedras Blancas, y al confesarle a Lupe su necesidad de hablar con él, ella se ofrece a acompañarla por considerarlo riesgoso.

Martín recibe las llaves del taller de la prisión y permite que Tarzán y el Cura trabajar horas extras; sin embargo, Tarzán le exige que los deje a solas y que vuelva antes de una hora para no levantar sospechas entre los guardias.

El Cura sigue intrigado con la historia de Martín y se acerca para que le cuente cómo continúa el relato. Cuando Martín descubre la relación entre Fernando y a Clemencia, ellos se alteran y Fernando sale a confrontarlo, exigiéndole que vaya al bar, sin embargo, Clemencia, muy avergonzada, le pide que entre a la casa para explicarle lo que vio.

Aunque Fernando no está de acuerdo y Martín no lo considera necesario, Clemencia le explica sus motivos y le pide dos cosas: discreción y que no se aleje de su hija. Martín no sabe qué hacer, ya que esta orden contradice la orden que le dio Fernando. Entretanto, Celeste y Lupe intentan averiguar qué esconde El Mariachi, y encuentran entre los documentos que Martín estaba quemando, pedazos de la partida de nacimiento de Pedro.

Ya a solas, Fernando recrimina a Martín por haber ido a su casa, y él, para salvarse, inventa que el Coyote le dijo que hubo un cambio en la ruta del Contador y le recuerda que no tiene motivos para dudar de su lealtad.

Fernando, ya ebrio, le exige al Mariachi que se siga viendo con Celeste, su sobrina. Lupe y Celeste se disponen a marcharse del bar en el carro de Celeste, pero Martín aparece justo en el momento en que ellas se dan cuenta que el carro de Celeste no enciende.

Aunque en principio Celeste, indignada, rechaza su ayuda, él le suplica que hablen. Lupe se marcha. Martín se disculpa con Celeste por la forma en que la trató y, tras contarle que su vida es complicada, le asegura que no puede luchar contra lo que siente por ella; se reconcilian y terminan haciendo el amor en el cuarto del Mariachi.

Víctor, en su afán por recuperar a Celeste, continúa investigando los antecedentes de Pedro Molina y, entre llamada y llamada, habla con María, la mariachi que cantaba junto al verdadero Pedro, quien se interesa por saber de su paradero.

[scf-post-meta output=»div» class=»fecha» type=»post-date»]Tags: [scf-post-tag output=»div» class=»etiquetas» type=»link»]

[scf-post-meta output=»div» class=»fecha» type=»post-date»]Tags: [scf-post-tag output=»div» class=»etiquetas» type=»link»]

Esta noche disfrutá de un emocionante capítulo de «El Mariachi» la serie mexicana se pone cada vez mejor en la pantalla de GO TV. Luego que Martín descubriera que Fernando y Clemencia son amantes, este pedirá explicaciones. por otra parte Celeste se siente desconsolada ¿Qué sucederá?

Cuando Martín termina su relato, Tarzán le explica que su cargo como tutor en el taller es para autorizarles a él y al Cura ingreso para trabajar horas extras; luego se reúne con el Patrón y le confirma que se hará cargo de matar al Mariachi.

Celeste recibe el correo que envió Martín desde la cuenta de Nelly, y tras indagar sobre ella, logra saber en qué cárcel está. Celeste descubre que Pedro (Martín) está en la cárcel de Piedras Blancas, y al confesarle a Lupe su necesidad de hablar con él, ella se ofrece a acompañarla por considerarlo riesgoso.

Martín recibe las llaves del taller de la prisión y permite que Tarzán y el Cura trabajar horas extras; sin embargo, Tarzán le exige que los deje a solas y que vuelva antes de una hora para no levantar sospechas entre los guardias.

El Cura sigue intrigado con la historia de Martín y se acerca para que le cuente cómo continúa el relato. Cuando Martín descubre la relación entre Fernando y a Clemencia, ellos se alteran y Fernando sale a confrontarlo, exigiéndole que vaya al bar, sin embargo, Clemencia, muy avergonzada, le pide que entre a la casa para explicarle lo que vio.

Aunque Fernando no está de acuerdo y Martín no lo considera necesario, Clemencia le explica sus motivos y le pide dos cosas: discreción y que no se aleje de su hija. Martín no sabe qué hacer, ya que esta orden contradice la orden que le dio Fernando. Entretanto, Celeste y Lupe intentan averiguar qué esconde El Mariachi, y encuentran entre los documentos que Martín estaba quemando, pedazos de la partida de nacimiento de Pedro.

Ya a solas, Fernando recrimina a Martín por haber ido a su casa, y él, para salvarse, inventa que el Coyote le dijo que hubo un cambio en la ruta del Contador y le recuerda que no tiene motivos para dudar de su lealtad.

Fernando, ya ebrio, le exige al Mariachi que se siga viendo con Celeste, su sobrina. Lupe y Celeste se disponen a marcharse del bar en el carro de Celeste, pero Martín aparece justo en el momento en que ellas se dan cuenta que el carro de Celeste no enciende.

Aunque en principio Celeste, indignada, rechaza su ayuda, él le suplica que hablen. Lupe se marcha. Martín se disculpa con Celeste por la forma en que la trató y, tras contarle que su vida es complicada, le asegura que no puede luchar contra lo que siente por ella; se reconcilian y terminan haciendo el amor en el cuarto del Mariachi.

Víctor, en su afán por recuperar a Celeste, continúa investigando los antecedentes de Pedro Molina y, entre llamada y llamada, habla con María, la mariachi que cantaba junto al verdadero Pedro, quien se interesa por saber de su paradero.