Revista

Tips al momento de elegir una buena base de maquillaje.

Tips al momento de elegir una buena base de maquillaje.

Si querés lucir una piel de porcelana y aún tenés problemas a la hora de comprar tu base de maquillaje, ¡Tranquila! aquí te contamos como elegir tu tono ideal para que te mirés perfecta. Tomá nota de estos tips y conseguirás un acabado ideal en tu make up diario.

La textura es importante.
Líquidas, mousse, en barra, en polvo… Existen distintos tipos de texturas con diferentes acabados, así que debes encontrar la que más le convenga a tu tono de piel. ¿Quieres un resultado ligero y natural? Optá por las fórmulas más fluidas. ¿Tu piel es grasa y quieres olvidarte de los brillos? Elige el formato polvo.

Elegí el tono perfecto.
Elegida la textura, ha llegado la hora de la verdad: encontrar tu tono. Regla número uno: si no te resistes a parecer más morena, elige, como mucho, medio tono superior al tuyo. Regla número dos: compara el tono del maquillaje con el de tu piel, ¡pero no con el de la mano! Si quieres acertar y, por lo tanto, que la base se mimetice con el color natural de tu rostro, será mejor que lo pruebes cerca de la mandíbula, haz siempre un test con dos o tres tonos diferentes para ver cuál se funde con la piel. Espera unos minutos para ver cómo se desarrolla el color antes de elegir porque algunos maquillajes se oxidan y suben.

Sacale partido.
Pídele un extra a tu base de maquillaje para conseguir que sea 100% perfecta en función de las necesidades de tu rostro. Elige una hidratante para aportarle a tu piel esa dosis de nutrición que necesita, una iluminadora que te ayude a darle luz a tu rostro si lo notas apagado, una alisadora si lo que te preocupan son las temidas líneas de expresión, una con acabado mate que te ayude a controlar los brillos.

Apostá por una base ligera.
Si obstruimos los poros con cosméticos muy pesados estaremos impidiendo que respiren y acumularán suciedad extra, así que lo más recomendable es huir del efecto máscara y apostar por fórmulas ligeras que sean respetuosas con la piel.

Recordá.
La protección solar es la mejor arma antiarrugas. Por eso, además de tu protector habitual, usa una base de maquillaje que también tenga SPF y activos que te protejan de la contaminación y de la luz azul.

lunes, 4 marzo 2019
Tags: 
lunes, 4 marzo 2019
Tags: 

Si querés lucir una piel de porcelana y aún tenés problemas a la hora de comprar tu base de maquillaje, ¡Tranquila! aquí te contamos como elegir tu tono ideal para que te mirés perfecta. Tomá nota de estos tips y conseguirás un acabado ideal en tu make up diario.

La textura es importante.
Líquidas, mousse, en barra, en polvo… Existen distintos tipos de texturas con diferentes acabados, así que debes encontrar la que más le convenga a tu tono de piel. ¿Quieres un resultado ligero y natural? Optá por las fórmulas más fluidas. ¿Tu piel es grasa y quieres olvidarte de los brillos? Elige el formato polvo.

Elegí el tono perfecto.
Elegida la textura, ha llegado la hora de la verdad: encontrar tu tono. Regla número uno: si no te resistes a parecer más morena, elige, como mucho, medio tono superior al tuyo. Regla número dos: compara el tono del maquillaje con el de tu piel, ¡pero no con el de la mano! Si quieres acertar y, por lo tanto, que la base se mimetice con el color natural de tu rostro, será mejor que lo pruebes cerca de la mandíbula, haz siempre un test con dos o tres tonos diferentes para ver cuál se funde con la piel. Espera unos minutos para ver cómo se desarrolla el color antes de elegir porque algunos maquillajes se oxidan y suben.

Sacale partido.
Pídele un extra a tu base de maquillaje para conseguir que sea 100% perfecta en función de las necesidades de tu rostro. Elige una hidratante para aportarle a tu piel esa dosis de nutrición que necesita, una iluminadora que te ayude a darle luz a tu rostro si lo notas apagado, una alisadora si lo que te preocupan son las temidas líneas de expresión, una con acabado mate que te ayude a controlar los brillos.

Apostá por una base ligera.
Si obstruimos los poros con cosméticos muy pesados estaremos impidiendo que respiren y acumularán suciedad extra, así que lo más recomendable es huir del efecto máscara y apostar por fórmulas ligeras que sean respetuosas con la piel.

Recordá.
La protección solar es la mejor arma antiarrugas. Por eso, además de tu protector habitual, usa una base de maquillaje que también tenga SPF y activos que te protejan de la contaminación y de la luz azul.