Revista

Brie Larson es Capitana Marvel, la primera superheroína en protagonizar una película del universo Marvel.

Brie Larson es Capitana Marvel, la primera superheroína en protagonizar una película del universo Marvel.

La película codirigida por Anna Boden y Ryan Fleck comienza con un doble homenaje a Stan Lee, patriarca de Marvel recientemente muerto, y termina con las ya habituales dos escenas ubicadas durante y después de los créditos finales, que nos informan entre varias otras cosas que es mejor no revelar que la protagonista regresará en Avengers: Endgame.

Así como DC Comics produjo Mujer Maravilla, su rival responde ahora con Capitana Marvel. Las superheroínas han llegado para quedarse y terminar de una vez por todas con el monopolio masculino, que en varios aspectos exaltaban tramas y personajes decididamente machistas. Se hizo esperar, pero Brie Larson (ganadora hace tres años del premio Oscar por La habitación) consiguió la proeza de encabezar un film del Marvel Cinematic Universe (MCU) tras nada menos que veinte películas en la última década.

Capitana Marvel es una apuesta bastante clásica y en ciertos aspectos convencional. En principio, narra el enfrentamiento entre los Kree y los Skrull (ese prólogo remite por momentos a Star Trek, Superman y ciertos toques de la también marveliana Guardianes de la Galaxia), después describe la crisis de identidad y los orígenes del personaje central de Carol Danvers (también conocida como Vers), una expiloto de la Fuerza Aérea (aquí hay homenaje a Top Gun incluido), y luego se convierte en una buddy-movie entre ella y el Fury de Samuel L. Jackson (muy rejuvenecido gracias a los generosos efectos digitales) que transcurre sobre todo en la Los Ángeles de 1995, lo que permite a la vez un despliegue de pura nostalgia con marcas como Blockbuster y RadioShack, tecnología hoy obsoleta como los radiomensajes o el CD-Rom y canciones de Nirvana, Salt-N-Pepa, Elastica, No Doubt y R.E.M., entre otras bandas de la época.

Cualquier explicación de la trama implicaría un gigantesco spoiler porque aquí nada es lo que parece. Pero Capitana Marvel que termina desaprovechando a intérpretes de renombre como Annette Bening o Jude Law en estereotipados personajes secundarios te regala algunas claves: que, en realidad, todo comenzó llamándose Mar-Vell, el origen del tan mentado (y buscado) Teseracto y cómo fue que Fury perdió uno de sus ojos. Delicias que los seguidores del MCU sabrán apreciar y disfrutar.

jueves, 7 marzo 2019
Tags: 
jueves, 7 marzo 2019
Tags: 

La película codirigida por Anna Boden y Ryan Fleck comienza con un doble homenaje a Stan Lee, patriarca de Marvel recientemente muerto, y termina con las ya habituales dos escenas ubicadas durante y después de los créditos finales, que nos informan entre varias otras cosas que es mejor no revelar que la protagonista regresará en Avengers: Endgame.

Así como DC Comics produjo Mujer Maravilla, su rival responde ahora con Capitana Marvel. Las superheroínas han llegado para quedarse y terminar de una vez por todas con el monopolio masculino, que en varios aspectos exaltaban tramas y personajes decididamente machistas. Se hizo esperar, pero Brie Larson (ganadora hace tres años del premio Oscar por La habitación) consiguió la proeza de encabezar un film del Marvel Cinematic Universe (MCU) tras nada menos que veinte películas en la última década.

Capitana Marvel es una apuesta bastante clásica y en ciertos aspectos convencional. En principio, narra el enfrentamiento entre los Kree y los Skrull (ese prólogo remite por momentos a Star Trek, Superman y ciertos toques de la también marveliana Guardianes de la Galaxia), después describe la crisis de identidad y los orígenes del personaje central de Carol Danvers (también conocida como Vers), una expiloto de la Fuerza Aérea (aquí hay homenaje a Top Gun incluido), y luego se convierte en una buddy-movie entre ella y el Fury de Samuel L. Jackson (muy rejuvenecido gracias a los generosos efectos digitales) que transcurre sobre todo en la Los Ángeles de 1995, lo que permite a la vez un despliegue de pura nostalgia con marcas como Blockbuster y RadioShack, tecnología hoy obsoleta como los radiomensajes o el CD-Rom y canciones de Nirvana, Salt-N-Pepa, Elastica, No Doubt y R.E.M., entre otras bandas de la época.

Cualquier explicación de la trama implicaría un gigantesco spoiler porque aquí nada es lo que parece. Pero Capitana Marvel que termina desaprovechando a intérpretes de renombre como Annette Bening o Jude Law en estereotipados personajes secundarios te regala algunas claves: que, en realidad, todo comenzó llamándose Mar-Vell, el origen del tan mentado (y buscado) Teseracto y cómo fue que Fury perdió uno de sus ojos. Delicias que los seguidores del MCU sabrán apreciar y disfrutar.